Niños, perros y cintas de vídeo

Mas Torrencito es una casa rural diferente. Una masía del siglo XV, restaurada con un estilo muy personal, y rodeada de campos, bosques y caminos que llegan hasta un río que merece ser escuchado al menos durante un rato. Su propietario, Miguel, se ha encargado de darle su propia personalidad a la casa durante siete años, creando diferentes rincones en los que puedes charlar con tu pareja disfrutando de una buena botella de vino mientras tus hijos juegan libremente por los alrededores, compartir con otros huéspedes costumbres y anécdotas de tus mascotas mientras ves cómo ellas disfrutan y se persiguen felices, o subir a la planta de arriba y escoger una de esas películas que tenías pendiente para hacerte un homenaje frente a una gran pantalla. Puedes hacer lo que quieras, porque en Mas Torrencito la libertad se respira a cada momento y en cada lugar.

Marcos, Manuela y Matías, tres de las mascotas de Miguel, son el auténtico espíritu de la casa. Esos tres perros deberían tener contrato indefinido y pensión vitalicia. Ellos muestran la casa a los nuevos huéspedes, sus 8 confortables habitaciones dobles y triples, los baños completos, el salón de techos altos y vigas de madera, el antiguo horno de pan, la sala de entretenimientos, la piscina y el jardín con mobiliario y juegos para niños. Pero también acompañan a los huéspedes durante los paseos, entretienen a mayores y niños con su buen carácter y sus ganas de jugar, y relacionan con las mascotas recién llegadas con paciencia, cariño y una gran amabilidad.

Mientras tanto, Miguel cocina. Y cómo cocina. Platos elaborados con productos de su propia huerta. Recetas que le chivan las madres de los propietarios de los restaurantes de los alrededores. Bizcochos con diferentes sabores, mermeladas, cereales, pan recién hecho y embutidos de la zona, una de las mejores del país en esta especialidad.

Mas Torrencito se puede disfrutar en pareja si te gustan los animales, ya que es una manera de poder disfrutar de su compañía siempre que quieras. También es un lugar ideal para niños, ya que rápidamente se enamorarán de Marcos, Matias y Manuela, probablemente la mejor buscadora de piedras del mundo. Y también es un lugar perfecto para visitar con tu propia mascota, disfrutar de unos días en la naturaleza y que los dos hagáis buenos amigos. En Mas Torrencito te sientes parte de algo, y cada visita es diferente a las demás.

El único problema de Mas Torrencito es que obliga a volver. Yo ya lo he hecho, y no será la única vez.

Sergio Zapater

 

Otros afirmamos que Mas Torrencito es posiblemente la mejor Casa Rural de Girona.